20110512012829-alberto-breccia-gallery-3.jpg

 

A la desaparición física del guionista Carlos Trillo en Londres hace unos días nos parece oportuno también de hablar de este talentoso dibujante argentino , aunque nació en Uruguay , pero su carrera y su estudio la desarrollo en la Argentina-

Entonces para aquellos que no conocen su obra , ponemos a disposición esta interesanrte lectura- 

Alberto Breccia (Montevideo, 15 de abril de 1919 - Buenos Aires, 10 de noviembre de 1993) fue un historietista argentino de origen uruguayo, uno de los más revolucionarios e influyentes de la historieta mundial.

 

Nacido en Montevideo, a los tres años su familia se mudó a Mataderos, barrio de Buenos Aires. Allí, antes de dedicarse al dibujo profesional, se desempeñó como obrero de la industria de la carne: "Hacía un trabajo muy desagradable, era rasqueteador de tripas". Sin embargo, empezaba a tomarse en serio el trabajo de dibujante. Como el mismo reconoció en algunas oportunidades no fue un superdotado: fue un tipo con cierta habilidad. "Cuando terminaba la jornada en el matadero iba a mi casa y dibujaba lo que podía. Con esos balbuceos empecé a buscar trabajo." En aquellos años, 1937, 1938, los periódicos importaban material de los sindicatos estadounidenses y europeos, por lo que había que lograr impresionar a algún jefe de redacción para encontrar lugar en ellos. Alberto era perseverante, y mientras tanto, desde 1938 publicaba en una revista de barrio: Acento editada por sus hermanos y amigos de éstos. Al tiempo, consiguió que se interesaran en su trabajo, aunque "pagaba muy poco;-pero- ese poco me permitió dejar el otro trabajo". . Sus primeras historietas fueron una tira cómica muda llamada Mr. Pickles, que no obstante nunca logró vender y una sobre un detective chino: Mu-fa, de la que vendió diez tiras.

 

A principios de la década del 40 comienza a colaborar con ilustraciones e historietas en la revista Tit-Bits para la editorial Láinez, adaptando Las aventuras de Rocambole. "Lógicamente salió un embrollo. Tuvieron que cortarla porque no se entendía nada."1 . Trabajó para la editorial por más de una década y fue allí donde aprendió las primeras armas del oficio, inspirándose en autores como Burne Hogarth.

 

En 1946 sustituyó al dibujante Augusto Cortinas al frente de la serie Vito Nervio, que publicaba la editorial Dante Quinterno en la revista Patoruzito. Con guiones de Leonardo Wadel, alcanzó una gran perfección expresiva, aunque un rotundo Breccia manifestara que "de todo aquello, nada es rescatable". Realizó también la serie del Oeste "Armas de fuego" para el mercado europeo.

 

Su primera gran obra fue Sherlock Time, creada a finales de los años 50 con Héctor Germán Oesterheld.

 

En 1960 comenzó a trabajar para la editorial británica Fleetway y consideró la posibilidad de mudarse a Europa, aunque la enfermedad de su primera esposa (que falleció poco después) hizo que decidiera quedarse en la Argentina. En 1962 Oesterheld y Breccia crean Mort Cinder, a la que siguen Vida del Che Guevara (1968) y una nueva versión de El Eternauta (1969), que originariamente había ilustrado Francisco Solano López en El Eternauta (1957). Analizando su propia obra en 1970, Breccia dirá que "antes y después de Mort Cinder, nada

 

Tras realizar la Historia gráfica de Chile y parte de la Historia gráfica de la República Argentina, trabaja para revistas italianas, como Il Mago, de Milán, la cual edita Los mitos de Chtulhu (1973), una colección de adaptaciones de diferentes cuentos de H.P. Lovecraft realizada junto al guionista Norberto Buscaglia, que sorprenden por su estilo menos realista y más expresionista, que se adapta a la perfección al tono del original. Tras ello, no abandonó el campo del terror ni de las adaptaciones, ya sea de los relatos de Edgar Allan Poe o una versión-parodia del mito de Drácula (Drácula, Dacul, Vlad?, Bah..., 1984).

 

En 1974, El Viejo (cómo se le conocía en el mundo de la historieta), inició una duradera colaboración con el guionista Carlos Trillo, con el que realizó obras como Un tal Daneri (1974), ambientada en Mataderos, lo que para Breccia significaba "recuperar un poco mi infancia y mi adolescencia" . Más tarde realizarían juntos otra obra: Nadie (1977). Pero su obra más importante tras Mort Cinder llegó de la mano del guionista Juan Sasturain. Se trata de Perramus (1983). A medio camino entre las aventuras y el humor absurdo, esta obra ridiculiza y a la vez denuncia la dictadura argentina, mezclando personajes ficticios con otros reales (como el escritor Jorge Luis Borges, que, en un ejercicio de la más pura historia ficción, es galardonado con el premio Nobel, que en realidad jamás recibió) y obtuvo el premio Amnesty en 1989, en la categoría de mejor libro a favor de los derechos humanos.

 

De sus últimas obras, cabe destacar Informe sobre ciegos (1991), adaptación de uno de los pasajes más escalofriantes de la novela de Ernesto Sabato Sobre héroes y tumbas, donde Breccia capta magistralmente la atmósfera inquietante y enfermiza del texto original y logra imágenes alucinatorias angustiosas.

 

Entre enero y agosto de 2008 participó póstumamente, con originales aportados por el Museo del Dibujo y la Ilustración, en la muestra homenaje a la Historieta Argentina, realizada en el Centro Nacional de la Imagen, Angouleme, Francia, por iniciativa de José Muñoz.

 

Estilo

 

Al abordar el estudio de los diferentes tipos de línas empleadas en el dibujo de historietas, Enrique Lipszyc dirá de su trazo a pincel

"Cada trazo de Breccia es una creación; juega con el colorido y la textura de la línea. Muestra, evidentemente, una técnica muy personal".

 

Una saga familiar

 

Breccia tuvo tres hijos y todos ellos se hicieron también historietistas: Patricia, Cristina y Enrique. Este último es el que, a la postre, se convertiría en el más destacado, gracias, entre otros muchos méritos, a su serie Alvar Mayor, con Carlos Trillo, y a su colaboración con su padre en Vida del Che Guevara. Curiosamente, padre e hijo realizaron sendas adaptaciones de la vida de Lope de Aguirre, prácticamente al mismo tiempo, una para el mercado europeo y otro para el argentino.

 

Otras actividades

 

Alberto Breccia no es sólo un reconocido maestro del dibujo y un gran artista de la historieta y el comic, fue también un genial pintor, faceta ésta menos conocida por el gran público pero no así por sus adeptos y coleccionistas. Él mismo explica: "La plástica me interesó antes que la historieta (...) Toda mi vida he pintado; pero esta faceta está escondida, porque no quiero mezclar la hacienda."

 

Su producción en este campo no fue muy grande, sino más bien pequeña y muy escogida. Al igual que innovó en el dibujo, en la pintura al óleo realizó trazos magistrales y tanto trabajaba en lienzo, como en tabla o con escayola; para él los materiales y los tamaños de los cuadros no eran problema. Su obra pictórica, abstracta, fuertemente impresionista, colorida y triste a la vez, está impregnada de la sensibilidad social y de la desgracia del alma humana, que también supiera plasmar en sus grandes obras como Perramus, Informe sobre ciegos y tantas otras, es hoy día muy buscada y cotizada.

 

 Alberto Breccia. - Un breve comentario

 

La búsqueda de una identidad gráfica

 

 Luego de un fecunda experiencia en distintas editoriales y distintos personajes, algunos de ellos de gran repercusión (Vito Nervio, con argumentos de Leonardo Wadel), la verdadera obra de Alberto Breccia comienza en 1957, cuando la editorial Frontera lo convoca para ilustrar los guiones de quien sería uno de sus argumentistas predilectos: Oesterheld. Breccia se desprende de las influencias de Caniff y empieza a insinuar una peculiar habilidad para transmitir atmósferas de realismo fantástico, tortuosas y agobiantes en su serie Sherlock Time, situadas en un Buenos Aires de leal reproducción, deparador de sorpresas pavorosas. Resuelve el guión de Oesterheld otorgándole luz y color a la oscuridad, preanunciando ya signos expresionistas que definirán su obra posterior.

 

 En l964, Mort Cinder, siempre con guión de Oesterheld, marca una ruptura desde las páginas de Misterix. Breccia es un diestro conocedor de climas góticos, un compositor de caracteres de inolvidable carnadura, que siente como necesidad acuciante plantar héroes atormentados y reales.

 

 Sobre un guión conmovedor por su solidario mensaje, Breccia nos pasea por la asfixia de la prisión, el espanto de la guerra o los recovecos brumosos del Londres de Conan Doyle.

 

 Tras un paréntesis en que se dedica a la docencia, vuelve a la historieta con Richard Long, un episodio unitario que edita Karina, interpretando otro guión de Oesterheld, bella y puntillosamente narrado, apelando a técnicas no usuales al género, como el collage. Esta recurrencia a nuevos elementos plásticos se incentivará en la remake de El Eternauta, que se lanza en 1969 en un semanario de actualidad. Esta segunda versión de un clásico de la ciencia ficción vernácula (antes rodada por el dibujante Solano López), tropieza con la resistencia a su no convencionalismo por parte de la editorial, que solicita a sus autores un abrupto final.

 

Su Obra

 

Mariquita Terremoto (1939-).

Kid Río Grande (1939-).

El Vengador (1939-).

Jean de Martinica (1945-).

Vito Nervio (1947-1959 y 1975), con guiones de Leonardo Wadel.

Pancho López (1956).

Sherlock Time (1958-1959), guion de Héctor Germán Oesterheld. Reeditada por Colihue (1995).

Ernie Pike (1959-), guion de Oesterheld. Reeditado por Ancares Editora.

Mision Thyuraine (1961), guion de Leonardo Wadel.

Mort Cinder (1962-1964), guion de Oesterheld. Reeditado en la Argentina por Clarín en edición de kiosco y en España por Planeta DeAgostini.

Richard Long (1966), guion de Oesterheld.

La vida del Che (1968), guion de Oesterheld y la colaboración de su hijo Enrique Breccia a los dibujos.

El Eternauta (1969), guion de Oesterheld. Nueva versión de la historia original de HGO y Solano López. Reeditada en Argentina por Colihue y en España por New Comic.

Evita, vida y obra de Eva Perón (1970), guion de Oesterheld. No publicada en su día, fue editada por primera vez por Doedytores (2002).

Platos voladores al ataque!! (1971), con guion de Oesterheld (álbum de cromos). Reproducido en edición facsimilar por Ancares Editora.

Squadra Zenith (1972-1974).

Los mitos de Cthulhu (1973), guion de Norberto Buscaglia, que adapta relatos de Howard Phillips Lovecraft. Editado en español por primera vez por Ediciones Periferia (1975). Reeditado en España por Sins entido en 2003 y por Doedytores/Deux en Argentina en 2007. ISBN 987-9085-30-1

Un tal Daneri (1974-1978), guion de Trillo. Reeditada por Doedytores en 2003.

El corazón delator (1975), basado en un relato de Edgar Allan Poe.

El aire (1976), guion de Guillermo Saccomanno.

Nadie (1977), guion de Trillo.

Buscavidas (1981), guion de Carlos Trillo. Reeditada en España por Planeta DeAgostini.

Perramus (1983), guion de Juan Sasturain.

Drácula, Dacul, Vlad?, Bah... (1984).

Informe sobre ciegos (1991), basada en una obra de Ernesto Sabato.

Historias con moraleja (1991): "El otro yo del Dr. Jekyll", "El guapo, la muerte y el tango".

Varios acrílicos que fueron utilizados para la película El viaje, dirigida por Pino Solanas (1991).

El Dorado, el delirio de Lope de Aguirre (1992), guion de Carlos Albiac.

Martín Fierro, de José Hernández, Doedytores (2004). Ilustraciones realizadas en 1991.

 

 

 

Recopilaciones

Alberto Breccia Sketchbook, Ancares Editora (2003).

Alberto Breccia. Obras completas. Vol. I (incluye Buscavidas y Versiones, este último con guion de Sasturain).

Breccia negro (1978).

Breccia negro. Versión 2.0, Doedytores (2006).

El Eternauta y otras historias, Colihue en Argentina