Blogia
proyecciones

HOMENAJE AL DR. ENRIQUE TELÉMACO SUSINI - 27 DE AGOSTO DIA DE LA RADIOFONIA ARGENTINA Y DEL MUNDO

HOMENAJE AL DR. ENRIQUE TELÉMACO SUSINI - 27 DE AGOSTO DIA DE LA RADIOFONIA ARGENTINA Y DEL MUNDO



 

27 de agosto dia internacional de la radio


 

 Estando próximos al 27 de agosto no podemos dejar pasar uno de los hombres y nombres más importantes de la Argentina , del que lamentablemente muy pocos hablan , médico, científico , concertista, cantante radioaficionado y gran empresario el Dr. Enrique Susini.

En realidad es poco lo que podemos contarles de esta  talentosa vida.

 Susini no sólo se destaco en nuestro ámbito si no en el mundo , fue uno de los más notables de su época , no podemos perdonarnos que los hombres que amamos la radiodifusión , la cultura , la ciencia y el arte dejar de por lo menos un testimonio de este ser humano inigualable y en lo mínimo comentarles aunque sea unas pequeñas líneas dedicarle un homenaje merecido.

Lo hacemos a tráves de TELPIN una de las tantas empresas fundadas por este empresario inagotable…

Cooperativa Teléfonica Pinamar Ltda. - TELPIN -  recuerda al Dr. Susini,  como el inspirador y motor inicial de la Institución; si fuera sólo por ello ya tendría bien ganado un lugar en el afecto de los pinamarenses, pero... 

 

 

La primera transmisión radiofónica del mundo ocurrió un  27 de Agosto de 1920 y así anunció el Dr. Enrique Telémaco Susini el concierto que se daba en el Teatro Coliseo de Buenos Aires: “Señoras y señores, la Sociedad Radio Argentina les presenta hoy el Festival Sacro de Ricardo Wagner, Parsifal, con la actuación del tenor Maestri, la soprano argentina Sara César, el barítono Rossi Morelli y los bajos Cirino y Poggi, todos bajo la dirección de Félix Weintgartner, secundados por el coro y orquesta del Teatro Constanzi de Roma.”

 La memorable transmisión de radio duró tres horas a partir de las 21 de aquel día y el Dr. Susini fue –sin proponérselo- el primer locutor y conductor de radio del mundo.

 Muchos expertos e historiadores sobre el tema coinciden que hasta ese día histórico de 1920 lo que había habido, era radiotelefonía, (cuando dos personas u operadores se comunican entre sí) pero esa noche inolvidable, desde el teatro Coliseo, se había hecho radiofonía (cuando la transmisión se realiza para ser captada por un  público masivo y el emisor no dialoga con el receptor).

Si bien hay opiniones opuestas,  la prestigiosa Enciclopedia Británica reconoce, que la radiofonía es un  invento argentino.

Sesenta y siete días después aparece, en Estados Unidos, la segunda emisora comercial del mundo; Susini y  sus amigos eran ya históricos pioneros.

 En "Días de Radio" (Ulanovsky, Merkin, Panno y Tijman) dicen, para zanjar la polémica: "la del 27 de Agosto de 1920 fue la primera transmisión del mundo. Porque fue la primera pensada para público en general y porque fue realizada con propósitos de continuidad a pesar de su evidente carácter experimental".

 En 1934 representantes de cuarenta países se reunieron en Buenos Aires para el primer Congreso Internacional de Radio y reconocieron que la transmisión desde el Teatro Coliseo, ocurrida el 27 de Agosto de 1920, fue la primera transmisión radiofónica del mundo. Los congresistas resolvieron que en esa fecha se celebrara el Día Internacional de la Radio.

 

Es curioso, pero todos los 27 de agosto cuando las radios del país celebran el Día de la Radiofonía Argentina muy pocas emisoras recuerdan a su ilustre inventor y muchas menos que ese día es, también, el Día Internacional de la Radio.

 

 

No extraña entonces, que este argentino increíble, a pesar de su brillante genio y su inagotable esfuerzo para llevar adelante las más notables empresas -tan variadas como exitosas- no sea conocido por la mayoría de sus compatriotas.

 Parece que la fama y la popularidad son inversamente proporcionales a la importancia de los servicios que los grandes hombres prestan a sus semejantes o que, los argentinos nos resistimos a valorar nuestras propias creaciones y éxitos.

 Creemos que la  fructífera vida de quien además fuera vecino y pionero de Pinamar, plena de trascendentes realizaciones, merece ser conocida por todos.

 

SUS PRIMEROS AÑOS

 

 Enrique T.Susini nació el 31 de Enero de 1891 en Entre Ríos en Gualeguay

 Fue hijo de un prestigioso médico, el Dr. Telémaco Susini, fundador de la Cátedra de Anatomía Patológica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Buenos Aires y cónsul argentino ante el Imperio Austrohúngaro en 1906.

 Se destacó rápidamente en sus estudios. Fue un brillante alumno del Colegio Nacional Buenos Aires, dependiente de la U.B.A. la mejor institución de estudios secundarios de la República Argentina -aún hoy en día-.

 Tuvo una temprana inclinación por la música acompañada por una esmerada formación artística.

La función diplomática de su padre le permitió ingresar al Conservatorio Imperial de Viena de donde egresó como profesor de violín y canto, con las más altas calificaciones.

 Su estadía en Europa le permitió acceder, en Alemania y Francia, a una formación científica en el terreno de la física y de la química.

 En 1909 regresó a la Argentina. Contaba 18 años cuando ingresó a la Facultad de Medicina donde realizó una rápida y brillante carrera, egresando  con importantes distinciones.

Por supuesto el Dr. Susini hablaba con fluidez varios idiomas.

 Sus estudios universitarios no le impidieron ejercitar su pasión por la   música y el teatro.

Siendo adolescente ya lo fascinaba todo lo relacionado con la radio y desde que en 1910  el ingeniero Guillermo Marconi (inventor de la telegrafía inalámbrica en 1896) visitara la  República Argentina, Susini se transformó en uno de los primeros radioaficionados y "radiomaníacos" del país junto con  sus compañeros de la Facultad de Medicina: Miguel Mujica, César Guerrico y Luis Romero Carranza.

 Cuando el Dr. Susini inicia su afición por la transmisión inalámbrica, éste era un invento reciente.

En 1916 David Sarnoff, en Estados Unidos, consiguió transmitir por aire, música y noticias en forma experimental; la innovación era rudimentaria.

 Por lo tanto Enrique Susini y sus amigos, no fueron simples aficionados: eran estudiosos, investigadores inquisitivos  y creativos.

Fueron expertos que trataron de fabricar lo que no podían conseguir y de perfeccionar sus radios "a galena", (cristal de sulfuro de plomo con particulares propiedades  de conducción de la electricidad y del sonido) cuyo funcionamiento era precario.

 

LOS CUATRO MOSQUETEROS

 

Los amigos y socios del  Dr. Susini  fueron tres brillantes médicos que lo acompañaron en la magnífica tarea desarrollada en el ámbito de la ciencia, la tecnología y la  cultura. El Dr. César Guerrico fue un experto tanto en electrónica como en electromedicina. Cuando fundan los estudios de cine Lumiton se transforma en uno de sus más decididos impulsores y en su director general.

 Junto con el Ing. Orzábal de la Quintana se ocuparon de los temas del sonido relacionados con el cine, también crearon una empresa que fabricaba elementos para dicha especialidad.Sus profundos conocimientos, en materia de radiofonía lo llevaron a la dirección técnica de Radio Splendid.

 

 

El Dr. Guerrico murió en el año 1985.El Dr. Miguel Mujica fue otro de los insignes médicos-científicos-empresarios y pioneros del equipo del Dr. Susini.

 Durante la década del treinta,  viajó a España para hacerse cargo de la empresa de teléfonos española donde ocupó el cargo de gerente general. En ese país lo sorprende la cruenta guerra civil. Su vocación de médico lo lleva a ocuparse de las víctimas, de tal forma  que al concluir el conflicto, el gobierno de  España lo condecoró por los servicios prestados.

También fue Secretario de Comunicaciones en el gobierno del Dr. Arturo Frondizi.

 ---------------------------------------------------------------------------------

El Dr. Luis Romero Carranza nació en Buenos Aires en 1898 y se recibió de médico en la Universidad Nacional de Buenos Aires. Se especializó en radiología.

 Él también dejó una notable huella en la historia del cine y de la radio.

 Inventó y patentó el “micrófono de velocidad”, tres meses antes que la RCA Víctor. Como no le bastara fundó la primera fábrica de celuloide de la Argentina, para suplir la carencia de ese material, imprescindible para la industria cinematográfica.

En 1951 se ocupó de los problemas de la  luminotecnia en el joven Canal 7.

 Falleció en 1970 a los 72 años.

 -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Todos ellos fueron hombres talentosos, sobresalientes empresarios, ingeniosos, innovadores, amantes de la cultura y de la ciencia. Fueron la ilustre muralla de conocimiento e imaginación que rodeaba a Enrique Susini.

 

Años de después, El Dr. Susini comentó:

“…Éramos médicos estudiosos de los efectos eléctricos en medicina y también radioaficionados lo suficientemente bien informados para estar a la vanguardia. Pero, básicamente, éramos personas imaginativas, amantes de la música y el teatro y por eso se nos ocurrió que este maravilloso invento podía llegar a ser el más maravilloso instrumento de difusión cultural.

"Ese día, el 27 de agosto de 1920, nosotros escuchábamos con doble emoción, en la ópera “Parsifal” de R. Wagner,  el tema de la Cena que inicia el preludio y que simboliza la comunión de los espíritus elevándose a Dios y que esta vez, por extraordinaria magia, franqueaba las paredes del teatro y se expandía por todos los ámbitos”…

-Párrafo extraído de: “Radiofonía Argentina sus inicios" -  Cristina Mirabelli. 2003

 

EL MÉDICO ESPECIALISTA Y CIENTÍFICO

 En 1916 ingresa como médico en la Armada Argentina, donde desarrolló investigaciones sobre los efectos de las corrientes eléctricas y acústicas en el cuerpo humano, también se destacó en el estudio de sueros y vacunas, organizando el primer laboratorio para la producción de vacunas de uso veterinario.En 1918, terminada la Primera Guerra Mundial, la Marina lo envió a Europa a estudiar los efectos de los gases asfixiantes sobre las vías respiratorias.

También investigó los efectos de las distintas longitudes de ondas electromagnéticas en el organismo humano, presentando su valioso trabajo en el Congreso de Medicina en Berlín en 1924.

 Inventó el estagmómetro, un aparato utilizado para el diagnóstico  de tumores e infecciones graves.Fue uno de los primeros especialistas en otorrinolaringología e introductor de la foniatría en la Argentina.

 Enrique Susini no sólo se ocupa de su misión científica, encargada por la Armada Argentina en Francia, aprovecha para traer válvulas, rezagos y equipos de radio del ejército francés e italiano.  

-REGISEUR Y PROMOTOR CULTURAL

 Fue periodista especializado en arte, fundando en 1915 la “Asociación de la Crítica”.

 Dirigió el Teatro Colón y en los primeros años de la década del veinte, por iniciativa de él, se crearon en dicho lugar las academias de coro y baile.

En 1924, el gobierno de la Nación crea el Conservatorio Nacional de Música y Declamación, que hoy lleva el nombre de su primer director: "Carlos López Buchardo". Sí, exactamente, Susini también estaba ahí, como profesor.

Don Enrique Telémaco  era un excelente concertista de piano. Su pasión por el arte, su inagotable creatividad y su erudición, le permitieron ser "regisseur" (director de ópera) y director de teatro; su esposa Alicia Arderius era cantante lírica.

En 1938 asume como director de "La Scala" de Milán, el teatro de ópera más prestigioso del mundo.

 También administró el teatro "Regio" de Roma.

 Asimismo fue director del "Teatro Argentino de La Plata" y autor de alrededor de sesenta obras de teatro.

 En 1951 su comedia ”En un viejo patio porteño”, recibió el Primer Premio Nacional de Cultura.

 En 1964 el gobierno de Alemania Federal le otorgó una medalla de oro en mérito a los importantes servicios prestados a la cultura alemana y europea.

 El 17 de octubre de 1951 se lleva a cabo la primera transmisión de televisión en la República Argentina, Susini es quien dirige las cámaras en ese día histórico, luego sería el primer director general del primer canal de TV argentino: Canal 7.

 Para no estar inactivo, en 1953, dirigió el primer Festival de la Vendimia en Mendoza.

UN INQUIETO EMPRESARIO

 La radiofonía cumplió un rol social importantísimo, llegando donde no llegaban los diarios, llevando información a quienes no sabían leer ni escribir.

 Escribe Cristina Mirabelli en “Radiofonía Argentina sus Inicios” “el mérito de los médicos Enrique T. Susini, César José Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica fue el de haberle dado una función social a la radio transmisión.

Su intención primordial fue transmitir cultura a todo el pueblo.”

 En 1925 vendieron la ya histórica Radio Argentina en $100.000 para llevar adelante otro proyecto: S.A.R.A Sociedad Anónima Radio Argentina,  la primera empresa del mundo para comunicaciones por radio y radiotelefonía, en onda corta, con el exterior.

 En 1930 la International Telephone and Telegraph Corporation (ITT) les compró S.A.R.A. Susini, y su infatigable equipo quedaron como directores de “Vía Radiar”, ahora propiedad de la ITT.

 

En 1933 fundaron los Estudios de Cine  Lumiton (Sociedad Anónima Radio cinematográfica  Argentina Lumiton). Los médicos liderados por Susini encaraban el desafío de ser uno de los pilares de la Cinematografía Nacional.

 

Fueron precedidos en esa industria, por los estudios de Argentina Sono Film.

 Nada escapaba a su curiosidad, también descubrió minas de berilo, en Córdoba y otros yacimientos en el Noroeste del país. Fue presidente de  la Taquimilián Mining Co.

 CINEASTA, GUIONISTA Y MÚSICO

Los estudios de cine "LUMITON" harían historia en la época de oro del cine argentino.En 1933 se estrena la película "Los Tres Berretines", es la segunda película sonora del cine nacional, la primera fue "Tango" de Moglia Barth. Susini es el director y junto con sus amigos de siempre, la produce.Esta exitosa película tenía un reparto con actores que serían rutilantes estrellas del cine argentino: Luis Arata, Luisa Vehil, Luis Sandrini, Homero Cárpena y otros más. En el año 1938, en el Festival Internacional de Cine de Venecia, por su película "La Chismosa" recibe el premio Copa de Plata al Mejor Director y el primer lauro internacional para el Cine Argentino

 

Fue director de las siguientes películas:


Embrujo (1941) 
La chismosa (1938) 
Ayer y hoy (1934) 
Los tres berret
ines (1933) 

 

Guionista de:

Embrujo (1941) 
La chismosa (1938) 

           Compositor de la música de:


                                                  Embrujo (1941)

 

UN PIONERO EN PINAMAR

Casa Saint Michelle en Pinamar que fuera propiedad de Enrique Susini

 

En 1949 había 642 boletos de venta de terrenos en Pinamar. Uno de ellos llevaba el nombre de Enrique T. Susini.

 Antes de construir su casa, Susini  frecuentaba la de los hermanos Castagna quienes daban conciertos al aire libre en su residencia "Las Artes", ubicada en las calles de las Artes entre  Noctilucas y de la Ballena. Bruna Castagna fue una famosa cantante de opera de la década del ’50.

Desde ya, Enrique Susini y su esposa Alicia Arderius,  también alegraban esas tertulias musicales con sus afinadas voces de barítono y soprano.    

En 1956 construyó su chalet al que llamó “Saint Michelle”.

 La propiedad se encuentra en el cruce de las calles “Marco Polo” y “Simbad el Marino”, nombres muy significativos para un explorador del conocimiento y osado emprendedor.

El Dr. Susini no fue un simple veraneante, como no podía ser de otra manera, dejó su huella en este prestigioso centro turístico.

En 1962 fundó la Cooperativa Telefónica TELPIN.

En enero de 1973, diez años después del comienzo de su actividad, TELPIN se muda a su edificio propio, donde actualmente funciona. Susini ya no estaba para verlo...

  La vida de Enrique Telémaco Susini se apagó, a los 81 años, el 4 de julio de 1972.Perteneció una generación de argentinos ilustres e ilustrados, ligados a la época de mayor expansión económica y social de nuestra Nación.Su vida sigue siendo un ejemplo y una fuente de inspiración.Como Leonardo da Vinci, el paradigma del “Renacimiento”, desarrolló una increíble actividad en el campo de la ciencia y del arte. Su fecunda imaginación e incansable determinación lo llevaron  a destacarse en las más diversas regiones del conocimiento y la cultura.

Sin lugar a dudas, el Dr. Enrique T. Susini fue un espíritu del Renacimiento. El alma de él parece haber anidado en el corazón de todos esos jóvenes profesionales, técnicos y estudiantes, que trabajan o hacen sus pasantías en las oficinas, laboratorios y centrales.

 En los lugares de trabajo de TELPIN se perciben una cordialidad y un optimismo que expresan ese espíritu.

Así, fieles al legado del fundador de TELPIN, los distintos Consejos de Administración y cada uno de los empleados -pasados y presentes- han preservado un modelo, una impronta de innovación,  de excelencia y ética que los llevan a  encarar  distintos emprendimientos y servicios, de mucha envergadura, por difíciles que parezcan y que llenan de justificado orgullo a Pinamar.

 

VOCES EN EL RECUERDO

 

Telpin adquirió, en el año 2001, un invalorable e histórico registro de sonido al Director del Museo de la Palabra, Lic. Jorge Di Noia.

En la actualidad el Museo de La Palabra se encuentra dirigido por Alexis Di Noia Hijo perteneciente a la Municipalidad de San Isidro.La grabación rescata la voz de Susini, 40 años después de la histórica transmisión, o sea en 1960, recordando el hecho así:

 “Con profunda emoción, emoción que hace temblar mis palabras, yo quiero reclamar –no por inmodestia ni para aumentar el mérito nuestro-  sino porque le corresponde a la Ciudad y al País, la absoluta seguridad que la primera transmisión nuestra  fue la primer transmisión del mundo en radiodifusión”.Invitamos a escuchar a  este hombre singular, el primer locutor del mundo, anunciando el programa de la Primera Transmisión Radiofónica, aquel 27 de Agosto de 1920.

El archivo de sonido digitalizado es solamente una parte de todo el contenido de la grabación y, en la misma, se encuentra la entrevista que Radio Municipal de Buenos Aires le hiciera al Dr. César Guerrico, donde relata importantes detalles de  de la increíble aventura cultural y científica que emprendió junto a Susini. Creemos, entonces,  que resultaría muy ilustrativo leer la copia escrita de la grabación.

                                    

                                                                                                         Jorge Luís East

                                                                                                               Telpin Educa

 

La grabación rescata la voz de Susini, 40 años después de la histórica transmisión, o sea en 1960, recordando así el hecho :

 “Con profunda emoción, emoción que hace temblar mis palabras, yo quiero reclamar –no por inmodestia ni para aumentar el mérito nuestro-  sino porque le corresponde a la Ciudad y al País, la absoluta seguridad que la primera transmisión nuestra  fue la primera transmisión del mundo en radiodifusión”.

(Con esta particular e interesante frase inmortal del Dr. Enrique Susini todos los sábados a partir de las 10 horas en la frecuencia de la AM 1470 Radio Mburucuyá de la localidad de José León Suárez Partido de Gral. San Martín Pcia de Buenos Aires Argentina , el programa “Conciencia Cívica” dirigido y conducido por el periodista Gerardo D´Andres pone al aire con mucho orgullo de ser argentino , la apertura de nuestra audición).

 También se puede escuchar a  este hombre singular, el primer locutor del mundo, anunciando el programa de la primera transmisión radiofónica, aquel 27 de Agosto de 1920:

“Señoras y señores, la Sociedad Radio Argentina les presenta hoy el Festival Sacro de Ricardo Wagner, Parsifal, con la actuación del tenor Maestri, la soprano argentina Sara César, el barítono Rossi Morelli y los bajos Cirino y Poggi, todos bajo la dirección de Félix Weingartner, secundados por el coro y orquesta del Teatro Constanzi de Roma.”

 Sigue luego una valiosa entrevista radial al Dr. Guerrico, por Radio Municipal de Buenos Aires:

-Introducción del periodista: -César José Guerrico  se graduó de bachiller en el año 1918 y de médico en 1925, en 1930 era Jefe de Radioterapia del Instituto Municipal de Buenos Aires. En 1916 inició los primeros experimentos eléctricos y al año siguiente la primera comunicación radiotelegráfica y radiotelefónica, juntamente con Romero, Susini Y Mujica.

 En 1920 participa de la primera transmisión de radiodifusión en el mundo.

 En 1925 es Director Técnico de Radio Prieto, en 1926 de Radio Splendid y en 1928 Director de Vías Radiales de Comunicaciones a Europa.

 En 1931 Director Fundador de LUMITON S.A. Cinematográfica conjuntamente con el Ing. Raúl Orzábal Quintana, el Dr. Susini y Romero, compañía ésta, de la que llegó a ser Director General y en donde se realizaron 150 películas argentinas.

 En 1940 es Director Técnico de Radio Splendid y bajo su dirección se instalaron 25 estaciones de radiodifusión de onda media y corta.

 En 1950 fue Director Técnico de Canal 7 de Televisión y adquiere los elementos técnicos para su instalación.

 De nuestro archivo extraemos este reportaje realizado al Dr. César José Guerrico donde nos relata todos estos acontecimientos:

  -Dr. Guerrico ¿cómo fue esa primera transmisión que realizaron Uds. desde el Teatro Coliseo y que en su momento no tuvo la repercusión que luego con el tiempo se le dio? ¿Cómo hicieron ustedes, cuatro jóvenes, Ud. médico y los otros con distintas actividades el hobby de la radiofonía que los constituyó en los primeros radiómanos del mundo?

“Bueno el asunto no empieza en el Coliseo, el asunto empieza mucho antes, en el año 1916 una especie de curiosidad morbosa por lo que era la posibilidad de comunicarse sin hilos, sin medios físicos. Nosotros, es decir yo solo, por aquel entonces, empezaba a estudiar por todos los medios que tuviera a mano y por la bibliografía que era escasa o nula en ese procedimiento. Al poco tiempo de andar   y con los pocos elementos que tenía entré en contacto –a través de un amigo- con Luís Romero y me encontré con una verdadera maravilla, él se había anticipado y tenía ya equipos de comunicaciones receptores y transmisores de telegrafía y algo de telefonía en la casa de él.Me llevó a conocerlo un amigo, se llamaba Rodolfo Mashtwitz, yo entraba a la Facultad de Medicina, él ya era estudiante de la Facultad, así que había mucho contacto y posibilidad que se desarrolló al poco tiempo, ya en base a los conocimientos que él tenía  y que eran superiores a los míos. Estaba también, y lo conocía a través del éter, a Ignacio Gómez un amigo que trabajó mucho en la especialidad y entre todos desarrollamos las comunicaciones telegráficas, y sobre todo la “atracción mayor telefónica”, que era un procedimiento muy antiguo, de origen italiano, se llamaba la “chispa de Majorana” y con la cuál se podían comunicar palabras perfectamente inteligibles a pesar de que el ruido de fondo de la transmisión era de 50%, pero el 50% era la modulación.

  Estuvimos trabajando sobre eso insistentemente y mientras tanto nos pusimos en contacto con Horacio Martínez Seeber, que era un aficionado de la época, con Miguel Mujica estudiante de medicina de aquél entonces y el Dr. Susini, también médico ya mucho mayor que nosotros, unos diez años más que nosotros y entre todos llevamos adelante esta técnica laboriosa, trabajosa y sobre todo con muy pocos medios más que los manuales y que la artesanía nuestra podía llevar adelante. 

 Nosotros teníamos por delante una técnica y nuestra preocupación científica –que data del Colegio Nacional- para eso está hecho el Colegio Nacional, para establecer la inclinación que el estudiante tiene por diversas técnicas, las ciencias, las artes, la poesía y todos nosotros estábamos muy preocupados por la parte física del asunto.

 Voy directamente al grano: el Dr, Susini –que era médico de la marina-hizo un viaje aFrancia, fue a estudiar  el efecto de los gases asfixiantes al fin de la guerra pasada (Primera Guerra Mundial) y trajo algunas válvulas de radio, que ya en Buenos Aires algunas había y que Horacio Martínez Seeber y Miguel Mújica ya habían puesto en marcha, pero de todas maneras las válvulas llegaron a Buenos Aires.

 Conjuntamente con eso el Dr. Susini tenía a su cargo la dirección técnica de la construcción del Teatro Coliseo de Buenos Aires, en el cuál se iba a establecer una temporada de ópera.

 Es necesario establecer las coincidencias -que en este mundo crean cosas muy notables y muy particulares- el Dr. Susini propietario casi -diríamos así- del Teatro Coliseo y los empresarios eran Mocchi y Da Rosa llegaban a Buenos Aires con su gran compañía de ópera.

  Cuando ellos llegaron nosotros llegamos ya a la culminación de nuestros  trabajos en materia de comunicaciones y Susini –que fue la idea de él- nos dijo: ¿por qué no instalar uno de los equipos que nosotros habíamos construido con gran trabajo y que tenían características muy particulares.

 Dichos equipos (…) que habían llegado ya a una perfección muy notable: el viejo ruido de fondo había desaparecido y la calidad de la transmisión era notable.

  -¿De la primera transmisión? –pregunta el periodista.

 –Las transmisiones que ya se habían logrado, después de mucho trabajo, con esas válvulas nuevas  llegadas de Europa. Entonces Susin dijo: -¿por qué no aprovechar esta temporada de teatro para hacer una transmisión por radio?

  Evidentemente Susini dice que sí pero nosotros decimos que no, en ese “que sí” imaginó la proyección que eso iba a tener en el mundo, nosotros –yo confieso –modestamente-, que nunca la imaginé y yo estaba obsesionado por el proceso físico en su esencia y por la perfección de esa transmisión pero, nunca imaginé que eso iba a constituir lo que después se estableció como un hito extraordinario y sorprendente, que marca una etapa en la vida contemporánea,  este medio de comunicación que tuvo –después con el tiempo- una proyección realmente asombrosa.

 Periodista: -¿Esa fue exactamente la primera comunicación radial sin hilos? –

  -Sí, eso no se ha dejado claramente establecido, pero yo insistí y nuestros compañeros también porque vivían el cincuentenario de la primera transmisión que la única transmisión  habida con anterioridad era en Londres, una transmisión hecha desde un laboratorio, (con la voz) de la Melba –una cantante de la época- y en una transmisión ocasional, que evidentemente tuvo un valor puramente científico.

 Lo nuestro fue la iniciación de una transmisión, de una ópera, que continuó ininterrumpidamente durante todo el año y siguió después, vale decir que era la transmisión  que todo el mundo podía oír en el “broadcast” como le llamaron los norteamericanos, posteriormente, y la “radiodifusión” como le llamaron los argentinos más tarde.

 Vale decir que se supo que había en el aire, en el ambiente, en el “éter”, una señal que podía ser captada por cualquier persona que tuviera un equipo receptor de radio.

  En ese sentido es yo creo que es importantísimo leer lo que el diario “La Razón” a dos días de la transmisión que se hizo en el Teatro Coliseo publicó y que dice así:

–Son palabras increíbles, porque es la definición de lo que constituye la radiodifusión-

  “Alguien tuvo la feliz –dice el diario  La Razón del 28 de agosto de 1920- ocurrencia de colocar en lo alto de la sala, del Teatro Coliseo, un micrófono potente y anoche, una onda sonora  onduló vermicular, de las 21 a las 24, por el espacio, como cubriendo su sutil collage de armonías, las más caprichosas, ricas, grávidas de nobles emociones, a la ciudad entera.

 Lo de anoche fue más que eso, a la maravilla científica, sumose la delicadeza conmovedora que entrañó el pensamiento de quienes lanzaron al espacio –sin finalidad interesada alguna- todo el tesoro estético que encierra la partitura de Wagner.

 Buenos sembradores echaron puñados de emoción al espacio, para que recogiesen cuantos de ella pudiesen tener  hambre y sed. Y a fe que  los beneficiados habrán podido creer que esas notas, divinas, venían del cielo”.

  –Continúa César Guerrico:

 -Don  Miguel Mastrollane, quién escribió este artículo, director de la página teatral del diario La Razón, no supo tampoco que describía con estas breves líneas lo que constituyó, en su esencia, el broadcasting,  o la radiodifusión, vale decir lo que  llamamos, actualmente, los “medios de comunicación de las masas”, que constituye un hito –vuelvo a repetir- en la vida cotidiana.

 El periodista: ¿Había  Dr., en aquella época, en la Facultad, una materia asignada a la técnica radioeléctrica?

–Bueno, en aquel entonces, en la Facultad de Ingeniería no tenía la especialidad de electricidad y nosotros habíamos desarrollado una técnica bastante avanzada en ese sentido.

 Poco a poco, en el terreno de la radiodifusión, fuimos avanzando y los que sí se hicieron ricos fueron los importadores de elementos básicos y necesarios para hacer receptores, porque rápidamente en Buenos Aires se corrió la voz – a través de este artículo de La Razón y otras formas de información- de que con cierta habilidad y con un alambre tendido en la azotea y con un receptor que se hacía con un  cristal de galena, unos condensadores y otros elementos complementarios, se podía oír lo que sucedía en un sitio  cerrado de un teatro Coliseo de Buenos Aires.

Es necesario que ustedes sepan, señores, lo que para Uds. es una cosa simple y sencilla oírnos a nosotros, por ejemplo ahora, en aquel entonces constituía todo un hecho fenomenal, porque oír lo que sucedía en un sitio, sin medio de contacto, sin alambres, sin contacto directo, esto constituía un hecho monstruoso –vuelvo a repetir- que la costumbre ha hecho de esto una cosa perfectamente natural que si yo oigo una transmisión de esta radio Municipal, en un automóvil, en un avión, en un barco, en cualquier parte, en aquel entonces constituía –vuelvo a repetir- un hecho monstruoso.

 Otra pregunta: -¿Qué actividades desarrollaban sus compañeros de esta aventura? -Sigue respondiendo el Dr. Guerrico:

  –El Dr.Susini era medico de garganta, nariz y oídos, especialista en cuerdas vocales, y yo he conocido en su consultorio a los más grandes cantantes de la época(acota el periodista: –hacía una medicina relacionada con los medios de comunicación). Sí, el Dr. Mujica era médico especialista, también. El Dr. Romero  era radiólogo y conjuntamente conmigo, el Dr. Romero –ya en el año 30-  Jefe del Servicio de  Radioterapia Profunda del Instituto Nacional de Radiología.

El periodista: -¿Cómo llegaron al cine, a las comunicaciones internacionales y demás? No pararon con la radio, supongo, y me imagino que -hasta más adelante- habrán abandonado la medicina ¿No?

  -Se convirtieron en empresarios de grandes empresas relacionadas con todo este mundo de la radiotelefonía -Responde Guerrico:

  -Bueno, cuando nosotros iniciamos esta actividad y vimos que había una posibilidad de ganar dinero -¿por qué no decirlo?- (-El periodista: -Alguien publicó que ganaron mucho dinero, también), -Y también… En realidad en aquel entonces, estaban en desarrollo actividades en este sentido.

 Las comunicaciones a larga distancia se hacían a través de estaciones de onda larga, de enorme poder -una de ellas estaba instalada en Buenos Aires.

 Se instaló un consorcio internacional -nosotros no teníamos dinero para hacerla- en Monte Grande y se armó un equipo de 500kW para comunicar con Europa. 

 Gracias a otra casualidad –porque este mundo se forma también en base a muchas casualidades- las ondas que decretó el Estado, los gobiernos respectivos, como inútiles se las dieron a los aficionados; y esas fueron las Ondas Cortas que poco después tomaron una celebridad muy notable, y utilizando esas Ondas Cortas los radioaficionados lograron comunicaciones con los antípodas, vale decir, cubrieron el globo terráqueo.

La grabación finaliza con las siguientes palabras del periodista que hizo la entrevista:

  -Dr. en nombre de esta emisora   agradezco a Ud. la amabilidad  que ha tenido para explicarnos, con toda claridad, las primeras experiencias -en nuestro país- en materia de Radiodifusión. –Muchas gracias.

 -Y de esta manera Radio Municipal de la Ciudad de Buenos Aires rinde su homenaje al Día de la Radiodifusión Argentina, a través de la palabra, del recuerdo, de los conceptos, del Dr. César José Guerrico, uno de los cuatro precursores de nuestra radiofonía.

 Este reportaje se debe haber llevado a cabo con anterioridad a 1985, año en que fallece el Dr. Guerrico.

 Por lo que se desprende de la entrevista, habría sido luego de 1970, año del cincuentenario de la primera transmisión radiofónica del mundo.

 

 

 

 

 

 

 



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Fernando -

Muy buena crónica. No obstante, hay un error en cuanto al lugar de nacimiento de Enrique Telémaco Susini, ya que fue en Gualeguay, provincia de Entre Ríos y no en Buenos Aires. Todo lo demás muy importante para mantener la memoria de personajes extraordinarios de nuestro país.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

PATRICIA -

MUY, MUY BUEN TRABAJO. GENTE BRILLANTE. ¿DONDE ESTAN SUS SUCESORES? SE NECESITAN.
GRACIAS
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres