Blogia
proyecciones

CINE FANTÁSTICO - TRIBUTO A FRITZ LANG -

CINE FANTÁSTICO - TRIBUTO A FRITZ LANG -

Tras estudiar arquitectura, Lang abandona el hogar con 20 años y se dedica a recorrer todo el mundo, vendiendo dibujos y postales para financiar sus viajes. Teniente del ejército austriaco en la I Guerra Mundial, Lang comienza a escribir sus primeros guiones mientras permanece herido en un hospital. Tras algunos años como escritor, Lang comienza a dirigir sus primeros films en Alemania, entre los que destacan la ostentosa Metrópolis, que colocó a los estudios UFA al borde de la bancarrota, y M, el Vampiro de Dusseldorf.
En 1933, el ministro de propaganda de Hitler le invita a supervisar las producciones cinematográficas del nazismo. Fritz abandona inmediatamente el país, dejando atrás su fortuna personal y a su esposa, la novelista Thea von Harbou que tras varios años compartiendo matrimonio y guiones se divorcia de Lang y se une al movimiento nazi (otra versión apunta a que las autoridades nazis no estaban demasiado contentas con el reflejo de la sociedad alemana que Lang realizó en M). Lang se muda a Hollywood, donde dirige westerns, dramas, films bélicos, thrillers, etc...
Actores como Edward G.Robinson, Spencer Tracy o Marlene Dietrich pasan bajo su dirección durante estos años. Su temperamental carácter y sus diferencias con los productores provocan su salida de Hollywood en 1956. Tras ella, Lang dirige un par de films en la India, y rueda su última película en Alemania.

Metropolis la pelicula que marco un hito en el cine fantástico-

Ficha técnica 

Producción: UFA. Productor: Erich Pommer. Guión: Thea von Harbou y Fritz Lang. Fotografía: Karl Freund, Günter Rittau y Eugene Schüfftan. Música: Gottfried Huppert. Decorados: Otto Hunte, Erich Kettelhut, Karl Vollbrecht y Walter Schultza-Middendorf. Vestuario: Aenne Willkom. Intérpretes: Brigitte Helm (María/robot), Alfred Abel (John Fredersen), Gustav Froelich (Freder Fredersen), Rudolf Klein-Rogge (Rotwang), Heinrich George (Grot), Theodro Loos (Joseph), Erwin Bisbanger (nº 11811), Fritz Rasp (el hombre de negro), Olaf Storm (Jan), Hanns Leo Reich (Marinus), Heinrich Gotto (maestro de ceremonias), Margarte Laner, george John, Max Dietze, Walter Kühle, Artyhur Reinhard, Erwin Vater, Greta Berge. Duración: 4189 metros (170 minutos aprox.): versión abreviada para EEUU: 120 minutos: versión restaurada: 143 minutos; versión de Moroder: 83 minutos.

SINOPSIS:

En la ciudad de Metrópolis del año 2026, los obreros trabajan y viven bajo tierra. Intentan sublevarse y María les da esperanzas sobre un futuro mejor.El amo de la ciudad ordena al científico Rotwang que haga un robot con las facciones de María para llevar a los obreros a una rebelión suicida. María escapa y junto con el hijo de Fredersen salvan a los niños. Éste será el mediador entre los obreros y su padre.

FRITZ LANG Y METRÓPOLIS:

La vida del director será una de las más agitadas de cuantos haya estudiado: atraviesa dos guerras mundiales,dos huídas, una docena de países, un régimen totalitario, una caza de brujas...Por esta razón, y la extensión de su biografía, me centraré en la etapa en que Fritz Lang concibe Metrópolis.

El director parte el 4 de octubre de 1924 con destino a Nueva York para estudiar los métodos de trabajo de las grandes productoras. Al llegar a Manhattan y contemplar su arquitectura comenzó a concebir las primeras líneas claras de la película. Se estrenará en 1927 en Berlín y poco después se hará lo mismo en EEUU, en un aversión que realizaría Channing Pollock.

La calidad del film es constantemente discutida: para unos podría haber sido superada mucho mejor en cuanto al aspecto técnico y para otros, como es el caso de Quim Casas, Fritz Lang no necesita justificación y esta es una película “eminentemente visual”. El caso es que el propio director no estuvo del todo satisfecho con el resultado y es cierto que en películas como el Doctor Mabuse (1922), anterior a Metrópolis, ya encontramos todas las características y genialidades que no debemos achacar a su viaje a EEUU ni a Metrópolis.Como reconocería el propio Lang, intentó expresar un simbolismo que no era tal, sino su propio interior y realizó un film que podríamos denominar “ingénuo” por ese final que nos ofrece de un “abrazo” perfecto entre patrono y trabajadores.

Fritz Lang presenta un film de concepción estética muy imaginativa, debido al propio director y a su equipo de decoradores e iluminadores. Muestra un estilo geométrico, conciso, atendiendo tanto al plano general como al más mínimo detalle. En esta película encontramos el común de Fritz Lang: la fatalidad del individuo, la rigurosidad del destino, la tragedia o desesperanza en esos obreros, los miedos, los espacios opresivos...Al fin, mediante estos lugares remotos, estrechos, Fritz Lang pretende provocarnos sensaciones oscuras, incomodidad ante la tragedia. Utilizará para ello espejos deformantes de la realidad, arabescos narrativos, arrebatos temáticos o concentración visual. Muestra en fin el poder de la ciencia y su visión acerca del hombre del futuro.

Es un film plagado de grandilocuencia visual, tanto de planos como de decorados. El director pretende conseguir una reacción en el espectador y para ello juega con el movimiento de la cámara; siempre y cuando sea necesario, puesto que no le gustan los simples alardes técnicos (debe tener un motivo para moverla).

A la vez, también ilumina lo necesario, lo que quiere que se vea, sin ningún tipo de vagaje que pueda despistar al espectador de lo verdaderamente importante. Con el sonido refuerza el efecto dramático, contrastando silencio y ruido en una misma secuencia. Fritz Lang también utilizará en numerosos films la prolongación de la voz en la siguiente escena para crear una asociación de ideas. 

En cuanto a la fotografía, es muy importante en la película, puesto que tuvieron que fotografiar detalladamente centímetro a centímetro cada coche, avión o edificio para cada movimiento del encuadre.

Fritz Lang, en fin, pretendía no tener que explicar nada de sus películas porque si no no habría conseguido llegar al espectador . Sin embargo, en el film hay un sustrato dual en varios sentidos que no todo el mundo llegó a entender. Jacques Siclier y André S.Labarthe explicarán los simbolismos duales que aquí encontraremos: “la ciudad futura representa la imagen de la sociedad capitalista(...) el tema del doble se reencuentra bajo una forma abstracta, en la separación de Metrópolis en dos ciudades, una de luz y una de sombra, y sobre todo en el personaje de las dos Marías (...)La máquina está hecha aquí a total semejanza del hombre; es su doble mecanizado y, al mismo tiempo, una caricatura de la máquina...”

De todas formas, este film decepciona en algunos aspectos que anteriormente había trabajado Lang; puesto que en Metrópolis la calidad técnica dista de la de otras películas suyas. Por otro lado, es claro el afán que tiene el director por experimentar todos los terrenos y en ese sentido es indiscutible el valor del film.

BIBLIOGRAFÍA:

CASAS, Q.: Fritz Lang, Ed. Cátedra. Madrid .1991.

FAULSTICH, W. Y KORTE, H.: Cien años de cine. Vol.III. Siglo XXI.Madrid. 1995.

LATORRE, j.Mª: El cine fantástico. Ed. Dirigido.Barcelona. 1987.

MOULLET,L.: Fritz Lang, Ed. Seghers. París.1963.

Caso de Jose Mª Latorre: LATORRE, J.Mª: El cine fantástico.P. 23. Ed.Dirigido.Barcelona.1987

CASAS, Q.:Fritz Lang, P.111. Ed.Cátedra. Madrid.1991.

“Un director debe ser un creador...en todo caso, un director no debe hablar”. Entrevista de J._LUC GODARD a Fritz Lang en la selección del programa Studio de la revista “LE DINOSAURE ET LE BÉBÉ”, nº38, abril, 1990.

SICLIER, J. Y LABARTHE, A.S.: “Images de la Science-Fiction”. Les Editions du Cerf. París. 1958.(Recogido en el libro ya citado de Jose Mª Latorre, pág. 24.)

 

Una historia al margen , su restauración y el hallazgo en buenos Aires del rollo que faltaba para ser completa, contamos su historia.....

 

La restauración de la mítica película de cine mudo Metropolis, de Fritz Lang, costó medio millón de euros y añade algunas escenas que se creían irrecuperables del original de 1927 y dan otra dimensión a la obra

En el estreno mundial de esta “nueva” versión restaurada en la Alte Oper (Ópera Antigua) de Fráncfort ante unas dos mil personas, la directora del Museo del Cine de Buenos Aires, Paula Félix-Didier, explicó hoy cómo en 2008 se produjo el hallazgo de la caja que contenía la copia del film en el archivo del museo.

Félix-Didier dijo que al ver el negativo, se dieron cuenta enseguida de que se trataba de Metropolis.



La Fundación Friedrich-Wilhelm-Murnau ha sido la encargada de la restauración, que ha exigido un proceso muy laborioso de digitalización de año y medio de duración.

La Metropolis restaurada tiene una duración de unos 25 minutos más y la música original reeditada de Gottfried Huppertz.

El director de la Fundación, Helmut Possmann, explicó momentos antes del estreno en Fráncfort las dificultades del proceso de restauración ya que la película encontrada en el Museo del Cine de Buenos Aires estaba en un estado “lamentable”.

Al acto en Fráncfort asistió el presidente del Estado de Hesse, el cristianodemócrata Roland Koch.

Antes de la proyección de la película en Fráncfort, que contó con el acompañamiento musical de la Orquesta de la localidad de Braunschweig (Staatsorchester Braunschweig), hubo una mesa redonda bajo la moderación de Christoph Amend director del semanario “Die Zeit” en la que participaron Félix-Didier y Possmann.

Gracias a la música los restauradores pudieron comprobar que el montaje hallado en Buenos Aires seguía la secuencia original y no había sido modificado, algo que ocurría con frecuencia en las distribuciones al extranjero.

Tras ochenta y tres años, vuelve un clásico del cine mudo que se puede ver en una versión casi completa respecto al original con las escenas que se recuperaron en 2008.

La versión restaurada de Metropolis, una ciudad del futuro, se pudo ver también en el Festival de Cine de Berlín, la Berlinale, en el Friedrichstadtpalast con la recreación musical de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Berlín.

Además, la nueva Metropolis, una película legendaria del género de ciencia ficción que esta noche fue comparada en Fráncfort con Avatar, fue retransmitida en directo en la Puerta de Brandenburgo, donde otras dos mil personas no se dejaron amilanar por el frío y la nieve y acudieron a seguir el estreno en la gran pantalla instalada.

Pocos meses después del estreno inicial de Metropolis, el 10 de enero de 1927 en el Ufa-Palast am Zoo de Berlín, los estudios cinematográficos alemanes UFA y los Paramount cortaron casi treinta minutos de la cinta original de dos horas y media de duración porque les pareció muy larga y por motivos ideológicos ya que los estadounidenses vieron algunas tendencias comunistas.

Las escenas cortadas se creyeron perdidas hasta que en 2008 el Museo del Cine Pablo C. Ducros Hicken de Buenos Aires descubrió la lata con el original.
La Fundación Friedrich-Wilhelm-Murnau-Stiftung de Wiesbaden, creado en 1966 para velar por la herencia cinematográfica alemana, posee los derechos sobre la película, que ahora ha recuperado escenas importantes que dan otra dimensión más compleja y profunda a la obra de Lang, al quedar destacados personajes secundarios, y no queda reducida sólo a una mera película de ciencia ficción.

La empresa ARRI ha digitalizado en Múnich en alta resolución el negativo de 16 milímetros encontrado en Argentina, que a su vez se sacó de una copia de distribución argentina de 35 milímetros, con el desarrollo de un software propio para ello.

La copia encontrada en Buenos Aires es similar a la cinta que presentó Lang en 1927 y que la distribuidora Terra (Aires Adolfo Z. Wilson) llevó a Argentina, donde llegó a manos de Manuel Peña Rodríguez, un coleccionista privado, que la vendió en los años sesenta al Fondo Artístico Nacional y finalmente aterrizó en el Museo del Cine de Buenos Aires que dirige Félix-Didier.

 



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres